>

01 octubre, 2012

MX desde AR y AR desde MX

  • Perdido en el proceso kafkiano de conseguir dólares para poder viajar, me olvidé de ello y encaré con tarjetas en mano y un efectivo ahorrado. El gobierno argentino se parece cada vez más al venezolano, o incluso al cubano. Hoy, si un argentino desea vender todo e irse del país, no puede debido a las restricciones a la compra de divisas extranjeras. Si a alguien le gusta la idea, pues que emigre a Cuba o a Venezuela, yo prefiero las libertades.
  • Ya es como la tercera vez que me cruzo turistas que me cuentan lo mal que la pasaron en Buenos Aires: que los cagaron en la cara con el cambio, que los pasearon por toda la ciudad en un taxi, que en la recepción del hotel los atendieron mal, etc. Además de ser la viva imagen de la soberbia argentina, reprimen el turismo con esas actitudes forras. Mi consejo para los extranjeros es, si van a venir a Argentina, péguense un pase por la capital y huyan a cualquier lado: noroeste, patagonia, cuyo. Allá hay otro país, mucho más hermoso que una pila de cemento, y que ansía conocerlos.
  • Sigo: qué mala onda que tienen los porteños. Todo piensan que pueden hacerlo mejor. En Ezeiza (el aeropuerto porteño), el hecho de que haya que hacer cola es signo de incivilización, se piensan que estamos al pedo, que somos imbéciles. Hablando por celular: "no boludo, no sabés que garrón, una cola... ya pasé por seguridad, ahora por migración, no te das una idea... y esto es acá en CABA, ¿entendés?" (CABA = Ciudad Autónoma de Buenos Aires). Lo gracioso es que, en una ocasión anterior, al llegar a EEUU tuvimos que hacer una cola mucho más larga, más lenta y más exigente en cuanto a documentación y requerimientos, y todos shhh, chito la boca eh, ahí nadie se quejaba, aunque estábamos todos mucho más cansados. Al volver también, cualquier retraso o ineficiencia es motivo de "y bue, en este país también, qué podés esperar... Bienvenidos a la Argentina". Ahorrate los comentarios amargos, que no ayudan a nadie, y hacen más pesado todo. Me pregunto vos, que tan clara la tenés, como andan las cosas en tu trabajo: espero que ninguno de esos síntomas existan, que parezca Alemania o Suiza.
  • En el DF todo el tiempo te está pasando algo. No sé bien cómo explicarlo, hay muchas ciudades con vida, pero no con ese tipo de vida. Probablemente sea que haya mucha comunicación. Es común que te hagan un chiste, que te pidan u ofrezcan algo, que te pregunten, que te respondan. La palabra para responder ante cualquier intervención es "mande", quedando a la servil espera de una respuesta. Un placer.
  • Un estudiante de una maestría en economía me preguntaba, para mi asombro, por Cristina. Empecé la historieta con lo primero que remarqué, que se estaba pareciendo a Chávez. Y me recordó las decisiones tomadas frente al no pago de la deuda, y cómo eso sentó un precedente en Latinoamérica. Me había olvidado por completo. Con tanta propaganda oficialista y podredumbre de su presencia, lo había puesto en un décimo plano. Tenía razón, tomaron buenas decisiones. Al día siguiente leo en el diario mexicano que el 34% del PBI se iba en pago de intereses por la deuda, y todo el mundo estaba repudiando una reforma laboral que flexibilizaba las condiciones de contratación. A mí me suena a consejo del FMI o equivalente. Argentinos, no sé si les suena. Por suerte ya es un recuerdo del pasado. Probablemente, para nuestros hermanos mexicanos sea más difícil tomar una decisión de estas características ya que el 80% de sus exportaciones son a EEUU, pero seguramente algo por ese lado viene.
  • México DF, me encantaste, ya voy a volver y te voy a comprar todos los libros, ver todos tus murales, escuchar toda tu música y beber todo tu tequila para sellar nuestro lazo familiar.

1 comentario:

  1. Coincido, en todo, o casi. Lo que tiene el DF, Mejico en gral es justamente eso, la calidez de la gente en el trato, el amigo. Igualmente el "mande" me da la sensacion de esclavo.

    ResponderEliminar

Dale, batí la justa (o la injusta):