>

27 julio, 2012

Project X

Project X es esa clase de películas que inician una revolución, que marcan un antes y un después, un poco tal vez a nivel formato, mucho en los sentidos personales. La sensación después de verla me recordó a salir del cine a los 15 años después de ver American Beauty entendiendo perfectamente por qué estaba prohibida para individuos de esa edad.

A nivel de formato lo que hizo la película es llevar Blair Witch a una fiesta, quitarle el terror, agregarle toneladas de noche, y multiplicar la cantidad de cámaras, ya que muchos actores fueron provistos de iAlgos, BB y etcéteras que proveyeron las más de 10 horas de footage de donde se sacaron los 90 minutos que dura.

Vamos por parte: primero, por si no lo vieron, el trailer:


La gran revelación del sistema educativo es que, como pidieron los Floyd, no necesita educación: ser popular es lo más importante, como ya le dijese Homero a Bart, que siempre y cuando no matase a nadie estaba bien hacer algo malo para ganar fama; como se quedó pensando la madre de Charlie Bartlett ante la pregunta si en la secundaria había algo más importante que hacerse popular. La peli es eso: unos chicos buscando el respeto de todos los flacos y la libido de todas las chicas. Y cumplieron sus sueños y el de todos los asistentes, a costa de la pesadilla de todos los adultos.

El guión está inspirada en una historia real de un chacal de Australia llamado Corey Worthington que hizo más o menos lo mismo: convocó unos pocos amigos que llevaron unas 500 personas a su casa, terminaron teniendo el carrete de su vida y dejando atrás daños por 20 lucas verdes. Vean una imperdible entrevista hecha por una carola a su organizador:



Un groso. Es increíble su actitud de "me chupa un huevo esta entrevista y todo lo que me puedas llegar a decir", irrisoria para cualquier persona seria. "Puedo pedir perdón, pero no voy a sacarme los anteojos". "-Entrevistadora: Te sugiero que vayas y pienses seriamente en lo que hiciste. -Corey: Lo hice, todos lo hicieron, les encantó". ¡Claro!

Por otro lado, como todo peliculón, su banda de sonido es sublime: todos temones para escuchar al palo. Se la pueden bajar acá abajo en una versión que encontré en el torrent con la excelente fidelidad de los 320 kbps y una carpeta de tracks no oficiales, de la que también se rescatan algunos cortes.
Por suerte está en Cuevana, así que ya mismo la pueden empezar a ver.

2 comentarios:

  1. Es una de las mejores películas que he visto, toda una locura, si, no paras de reír aún cuando las cosas van de mal en peor!

    ResponderEliminar
  2. la pelicula es una mierda

    ResponderEliminar

Dale, batí la justa (o la injusta):