>

24 octubre, 2006

Drogones en las tribunas

No tengo televisión, no miro televisión, y las cosas que veo en ella no dejan de asombrarme.

El otro día mientras almorzaba mis amigos me contaron de un programa llamado Estudio fútbol. No tengo televisión, no miro fútbol. Al menos no mientras no sea una ocasión especial, como cuando vas perdiendo 2 a 0 en la bombonera y en el segundo tiempo clavás 3 arrasando contra el segundo, pero eso es otro tema.

Pero lo que me sorprendió es que existiese un programa diario de dos horas de duración que hable sólo de fútbol y de forma fantasmal, científica, moral, y que se haya sostenido en el tiempo (espero no ofender a ningún fanático, que luego comprobé que existían y en cantidad [¡!]). Quienes lo vieron sabrán de qué hablo, y para los que no les cuento un poco: lo conducen tres especímenes que miran veinte horas al día de fútbol y analizan jugadas, discuten, arman debates (jugar con enganche, ¿es una estrategia ofensiva?), la gente llama, opina, leen mails, y demás blahblases para completar las dos horas. Se habla mucho de respeto. En fin, creo que captaron la idea.

Luego de ver un par de goles presentan un informe que se titula Violencia en el fútbol. Lás imágenes son terribles. En serio loco yo no sé cómo se cagan tanto a piñas, y muchas veces por bardo de fútbol posta. Terrible, y no parece que vaya a cambiar algún día. Suerte que el tema se esté tratando estos días al menos públicamente.

A continuación un gordo de un buen tamaño y su amiguito salen en tele. Filmados por las cámaras de seguridad, muestran, censura de por medio tapando el acto y no las caras, como estos amiguitos aspiran alguna que otra cosa en un papel, pican un cascotito, lo arman con otro papel y le dan un par de secas. Claro, es ilegal. Salida de la cancha un equipo de unos doce policías detienen al gordo como pueden (traten de imaginar la bravía de ese cristiano tras los consumos que antecedieron el momento).

Pero, pero... no se habían pegado un bife con nadie. O sea, drogas y violencia son sinónimos.

Mentir con logros de una policía que es un bolazo que son anti-[violencia|drogas|corrupción|ponga-aquí-su-propia-injusticia], eso sí es violento. Y ahora pretenden encontrar aspectos institucionales y económicos relacionados con estos hechos. No entiendo, ¿qué no se ve? Las drogas y la violencia son causa-efecto-causa-efecto, un_lado-el_otro-un_lado-el_otro... Círculo vicioso, círculo reforzador, infinito... puntos suspensivos...

En fin... mentira es la única verdad.

2 comentarios:

  1. oh
    me dio
    asi como
    ay !
    la foto
    texto bueno bonito y simpatico
    saludos y besos glamorosos

    ResponderEliminar
  2. que buena la nota, me parece barbaro que se hable de eso en todos los medios, como vos decis... que se haga público! no se sila viloencia essinonimo de droga... oero es una buena compañera!

    ResponderEliminar

Dale, batí la justa (o la injusta):